Compras por Inducción: La Parte Oscura del Marketing

No es algo descabellado pensar que todo el miedo generado a nivel de medios masivos de comunicación por la actual pandemia, es aprovechada directa o indirectamente por grandes corporaciones que no quieren quedarse sin el botín que representan las compras nerviosas ante la incertidumbre; posicionarse en el mercado con sus productos, lucrarse mediante campañas de marketing con la venta de medicamentos o insumos de protección.

compras nerviosas en un experimento de inducción

Como nunca antes observamos la pugna de gobiernos por adquirir con prioridad estos productos y las multinacionales ofrecerlas a precio del mejor postor. Las compras nerviosas están a la orden del día. Quien pague el precio más alto lo tendrá a su disposición primero sin importar acuerdos o leyes internacionales.

El mayor descaro lo vemos cuando se venden anticipadamente lotes de productos que ni siquiera tienen fecha de salida y públicamente se sabe de incumplimientos de entrega de grandes contratos pre pagados.  Si esto lo hacen con los gobiernos… ¿Qué podemos esperar que hagan con nosotros? simples y comunes seres transeúntes de este querido planeta.

Internet es ahora el principal medio difusor de información y propaganda. No se queda atrás en esta carrera que busca precipitarte a comprar nerviosamente cualquier cosa antes de que se agote… adquirir cualquier mentoría antes de tal hora porque es por tiempo limitado… Tomar cualquier curso por si acaso no quedan cupos… Pare usted de contar cuanta escusa inventan los vendedores de humo para inducirte la compra aprovechando el entorno global de incertidumbre.

 Eres testigo y protagonista principal del mayor experimento biológico que se haya ensayado en el mundo y debes tomar acciones para no caer en desesperaciones. Si necesitas adquirir un producto, un curso, una mentoría por internet debes hacerlo conscientemente y no con esta “precipitación inducida”

Atorméntate y comprarás solo por temor a no comprar

Te apresuras a comprar rápidamente porque te ofrecen un producto con un “descuento para ayudarte en esta cuarentena”. Si analizamos a fondo, la bendita rebaja no es más que la otra cara oculta de la miseria humana que, aún en tiempos de crisis, cambia de estrategias, cual camaleón, para seguir vendiendo sin respetar la incertidumbre impuesta por confinamientos y limitaciones.

Para ellos, inducir a las compras nerviosas mediante marketing significa aumentar las ganancias sin tener que mejorar los productos.

Los principales beneficiados en muchos casos han sido los mismos gobiernos que bajo el pretexto de proteger a la población impone arbitrariamente restricciones para evitar la proliferación de denuncias y acciones de la población en contra de la desmejora en sus salarios y reivindicaciones conquistadas a lo largo de la historia.

Llegado a este punto, es necesario tener suficiente capacidad para analizar profundamente, sin complejos, sesgos ideológicos o prejuicios, los escenarios para emprender en internet sin promover el modelo especulativo en boga.

¿Podemos detectar el marketing fraudulento?

Revisa bien el historial de la persona o la empresa que te está vendiendo. La red nos permite revisar comportamientos de sus usuarios por diversas vías:

  • Publicaciones en Facebook
  • Videos en You Tube
  • Historias en Instagram
  • Perfiles en Linkedin
  • Pinterest, TikTok, Vimeo, …
Herramientas digitales

En internet todos vamos dejando una huella digital de comportamiento y búsqueda. Seguramente una red te llevará a la otra y será una interesante variante de caminos para la investigación. Detectar campañas de marketing engañosas puede ser difícil y requerir de ciertas habilidades intuitivas.

El miedo no debe paralizarte para emprender en internet

El miedo nos induce a tomar las peores decisiones, pero es necesario en muchos aspectos de la cotidianidad, como señal de alarma. Nos produce un estado de alerta natural para atender posibles riesgos que debemos enfrentar. En este caso el peligro es comprar nerviosamente sin analizar los que estamos haciendo.

Sin estos temores no tendríamos impulsos que nos alertaran para reaccionar ante el peligro. Es parte de los sentimientos que moderan nuestra conducta y como tal debemos saber dominarlo, considerarlo nuestro compañero de camino, una sombra a nuestro costado, un reflejo que nos permite confirmar que ocupamos un espacio en este planeta.

.

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *